A lo largo de 40 años, hemos realizado muchas y variadas obras de arte.             He aquí algunas de las más representativas.

Cáliz en plata sobredorada

Pulsar para ampliar

Cáliz de planta hexalobulada irregular, con zócalo de pedrería, y base acampanada con voluta en los tres ejes, sobre los cuales se asientan tres esculturas de santos.

Los espacios entre los santos presentan escenas adornadas con filacterias y decoración floral.

Un nudo a tres caras con piedra en la panza da paso, a través de un gollete, a la rosa, decorada con motivos sacramentales y pedrería. Ésta, a su vez, acoge un vaso campaniforme.

Copón en plata sobredorada

Pulsar para ampliar

Copón de planta hexalobulada irregular, con zócalo de pedrería, y base acampanada con voluta en los tres ejes, sobre los cuales se asientan tres esculturas de santos. Los espacios entre los santos presentan escenas adornadas con filacterias y decoración floral.

Un nudo a tres caras con piedra en la panza da paso, a través de un gollete, a la copa, decorada con motivos sacramentales y pedrería, que acoge el vaso, cubierto por una tapa de perfil bulboso mixtilíneo rematado por una cruz.

Jarras para el paso de María Santísima de la Soledad

Hermandad de la Vera-Cruz. Cádiz

Pulsar para ampliar

Jarra de estilo rococó de transición, consistente en panza piriforme invertida, con decoración de rocallas y algas en cada una de sus caras, contenidas por volutas adornadas por acantos. Cada voluta es rematada por una cabeza de querubín.

El cuello, adornado con volutas de acanto, remata en una boca de sinuoso molduraje.

La peana, de planta triangular mixtilínea, presenta un banquillo mixtilíneo moldurado, con zócalo decorado por rocalla. Sobre éste, se asientan unos acantos abrazando rocallas, dando paso a un nudete adornado con volutas y sogas franciscanas.

Candelabros de cola para el paso de María Santísima de la Soledad

Hermandad de la Vera-Cruz. Cádiz

Pulsar para ampliar

    Desde la boca de una jarra de panza piriforme invertida sobre una peana con zócalo, surgen seis brazos rematados por guardabrisas y el ramal de la cola, que cae hacia el manto. Del centro emerge un fuste entallado, rematado por un farol de seis caras, de elegantes molduras mixtilíneas, base bulbosa de acantos y rocallas, y cúpula gallonada rematada por una jarra de azahar.

    El ramal de la cola se divide en cuatro brazos rematados con guardabrisas, a lo que se añade el remate de la misma cola que se enrosca hacia abajo, siguiendo la caída de la canastilla del paso. Los cinco brazos de la cola surgen de ramilletes de rosa a modo de repartidores, y por la parte inferior de la cola surge, de un zarcillo de acanto, un pequeño brazo a modo de soporte que se apoya en una peanita moldurada.

    Los brazos de este candelabro tienen la peculiaridad de no enroscarse con vuelta de carnero, como suele verse en este tipo de piezas. El desarrollo del brazo muestra una contravuelta de volutas, siguiendo estereotipos ajustados al estilo rococó de transición que domina la obra.

   Los guardabrisas emergen de tacillas de valiente altorrelieve y minuciosa hojarasca rocalla, y se rematan con elegantes coronillas de dibujo asimétrico. Las tacillas se alzan sobre bollejas entalladas con perfil de panza, cuello y aplatillado.

Peana para Ntra. Sra. de la Soledad

Hermandad de la Vera-Cruz. Cádiz 

Pulsar para ampliar 

    Peana de estilo rococó de transición inspirada en el altar que acoge la imagen del Stmo. Cristo de la Vera-Cruz en la Parroquia de San Francisco, de Cádiz.

    De planta mixtilínea tanto en el molduraje inferior como en el superior, presenta un alzado de perfil cóncavo. Dicho perfil cóncavo acoge poderosas volutas a modo de ménsulas en las esquinas, entre las cuales aparecen pabellones con escenas de la vida de la Virgen en los laterales (Presentación en el Templo y Nacimiento de la Virgen), y una Exaltación de la Virgen de los Ángeles entre Santos franciscanos en el frente.

   Del pabellón frontal emergen molduras en las cuales se asientan ángeles que portan una media luna, con rostrillo y serpiente enroscada, a los pies de la Virgen. Sobre las volutas se adelantan ingletes a modo de soporte para unas jarras.

Casquillos para la cruz del Stmo. Cristo de las Aguas

Hermandad de las Aguas. Sevilla 

Pulsar para ampliar 

     Estos casquillos están formados por un tambor central con perfil mixtilíneo en el borde inferior. Acoge cuatro cartelas entrelazadas entre sí por hojarascas. Cada cartela presenta un motivo pasional. Sobre el tambor lleva un bordón entallado con cuello y vuelta de acantos.

    Como remate aparece, sobre una superficie plana, una jarra de azucenas que se alza entre volutas de acantos que la flanquean. Dicho detalle aparece en los casquillos al coincidir la fecha de la fundación de la Hermandad de las Aguas con la fecha de la colocación de las jarras de azucenas que rematan la Giralda.

Faroles de Cruz de Guía

Hermandad de los Estudiantes. Sevilla 

Pulsar para ampliar

    Están inspirados en los faroles de cola del paso de palio de María Stma. de la Angustia. Sobre una vara de madera adornada por dos cañones cincelados en cada extremo, se yergue una pieza entallada, adornada con una pequeña crestería que sirve de peana al molduraje inferior del farol. Dicho molduraje presenta un friso con filacterias en latín alusivas a la Pasión de Cristo.

   En cada esquina del molduraje se asientan columnas abalaustradas de cuerpo exento del cristal de cada cara del farol, las cuales soportan un molduraje superior mixtilíneo de arco central de medio punto, a su vez adornado con cresterías y perillas en la parte superior.

    Sobre el cuerpo moldurado superior, surge la cúpula de planta redonda rematada por la Tiara Pontificia.

Candelería para el paso de palio de María Stma. de la Angustia

Hermandad de los Estudiantes. Sevilla

Pulsar para ampliar

    Inspirados en tipos de candeleros clásicos de la platería sevillana de los siglos XVI y XVII, más concretamente en piezas existentes en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, estos candeleros presentan un pie a tres caras, bateado en los cantos, y erguido sobre garras de león que, asidas a una bola, se abren por su parte superior en acantos que soportan la bata del pie.

     Sobre el pie aparece un banquillo de planta mixtilínea y alzado cóncavo, sobre el que se asienta un gollete de friso estrecho y aplatillado perfil. De aquí surge un fuste de nudo piriforme invertido y ástil de perfil aplatillado, alargado y estriado, que se estrecha hacia el platillo. Dicho platillo presenta una pieza inferior de panza, y un plato superior cóncavo para recoger la cera. Remata el candelero un elegante cubillo de afilados perfiles y alargado tambor.

      En las caras de los pies, presenta el escudo de la Hermandad y advocaciones de la Virgen grabadas en la cartela central.

     Toda la sencilla decoración que llevan cincelados los candeleros, está inspirada en los motivos decorativos diseñados por Joaquín Castilla para el paso de palio.

     Además, las superficies lisas de las piezas presentan el martelé típico de las obras de platería de los siglos XVI y XVII, para conferir a la obra un aire más antiguo y artesano.

Enriquecimiento de las coronas de la Virgen de los Milagros (Santa María de la Rábida), y del Niño Jesús

Monasterio de la Rábida. Palos de la Frontera (Huelva)

Pulsar para ampliar

    Con motivo de la Coronación Canónica de la Virgen de los Milagros por S.S. el Papa Juan Pablo II, se actuó sobre las coronas realizadas por Manuel Seco Velasco en 1965, añadiendo los engastes necesarios para la colocación de brillantes, rubíes y zafiros a modo de adorno de aros, centro de de florecillas, meridianos, y cruz de remate en la corona del Niño Jesús.

    También se realizó un bastón de mando en carey, con remate de brillantes con los colores de la bandera de Palos de la Frontera, localidad de la cual es Alcaldesa Perpetua la Virgen de los Milagros.

Respiraderos para el paso de palio de María Stma. de Gracia y Esperanza

Hermandad de San Roque. Sevilla 

    De estilo renacentista, se inspiran en los respiraderos anteriores, realizados por Bautista y Armenta en 1940.

    Entre dos moldurajes rectilíneos e ingleteados en los ejes de los varales y en las esquinas, se presentan paños que se dividen en tres estancias que ciñen pilastrines y arcos de medio punto. El espacio central presenta una cartela con distintos motivos alusivos a la historia de la Hermandad de San Roque y a sus Titulares. Los espacios que flanquean al central, acogen paños de hojarasca con motivos florales.

    Contorneando el espacio de los paños, aparece un friso matizado y salpicado de cartelas con diamantes y óvalos. En los extremos de los laterales aparecen los cuatro evangelistas, y en los extremos del frente y la trasera, volutas a modo de ménsulas que soportan las maniguetas.

    Todo el conjunto es rematado en su parte inferior por una delicada crestería de hojarasca.

Candelabros de cola para el paso de María Stma. del Refugio

Hermandad de San Bernardo. Sevilla

Pulsar para ampliar

    A partir de un basamento de madera tallada, surge una pieza hexagonal de la cual nace el repartidor principal de hojas de acanto. Desde dicho lugar parten un brazo delantero y cinco superiores, además de la cola. Ésta cae hacia el manto, adornada por cálices de acanto y zarcillos de los que surgen siete brazos más.

   Cada brazo se remata con un guardabrisas insertado en tacillas de hojarasca, rematados a su vez con coronilla.

(Fotografía: Boletín de la Hermandad de San Bernardo)

Respiraderos para el paso de palio de María Stma. del Refugio

Hermandad de San Bernardo. Sevilla

Pulsar para ampliar

    Respiraderos rectilíneos que presentan un molduraje superior sin ingletes y decoración de hojarasca continua, y un molduraje inferior doble con friso e ingleteado en la parte superior, coincidiendo con el eje de los varales. En el friso, separados por volutas que bajan de los ingletes, aparecen filacterias en latín con la Letanía Lauretana.

    Entre los moldurajes encajan paños de poderosa hojarasca, alternando con pilastrines de candelieri renacentista.

     En las esquinas del frontal y la trasera, se acoplan volutas a modo de ménsula que soportan las maniguetas.

     Todo el conjunto se remata, por la parte inferior, con una crestería compuesta de eses de hojarasca de acantos, flanqueados por perillas de diverso tamaño. De las perillas pequeñas, cuelgan caireles de trajes de torero.

Faroles de Cruz de Guía

Hermandad de San Bernardo. Sevilla

Pulsar para ampliar

    Sobre una vara compuesta por cañones cincelados y nudetes, emerge una pieza entallada y dividida en seis partes por volutas que acogen entre ellas cabezas de querubín. Dicha pieza soporta un templete hexagonal con molduraje inferior rectilíneo y arco superior de medio punto, asentado sobre columnas exentas y abalaustradas. Remata el farol una cúpula de hojarasca calada, culminada por una linterna rematada por una cruz.

    Los faroles presentan vara y base desmontables, para poder ser utilizados como faroles de acompañamiento, ó como faroles de sobremesa en los cultos internos de la Hermandad.

Llamador y templete de entrecalle para el paso de María Stma. del Refugio

Hermandad de San Bernardo. Sevilla

Pulsar para ampliar

    Conjunto que recrea los monumentos de la Plaza del Triunfo, de Sevilla. El templete se inspira en el que da nombre a dicha plaza, erigido tras el terremoto de Lisboa de 1755 en honor a la Virgen del Patrocinio. El llamador se inspira en la nube del monumento a la Inmaculada Concepción existente en dicha plaza.

    El templete consta de peana cuadrada, fuste avolutado y pabellón superior con pilastras adornadas por esmaltes, y rematado todo ello por cupulín y cruz. En su interior aparece una miniatura de la Virgen del Patrocinio tallada en marfil. En la base es visible una inscripción, alusiva al terremoto de Lisboa y a la advocación, en sus cuatro caras.

    El llamador se conforma a partir de la media luna que suele aparecer en las representaciones de la Inmaculada. Una nube envuelve la media luna, y acoge querubines que portan símbolos de la Letanía Lauretana y una cartela con el escudo de la Ciudad de Sevilla y las Mazas Consistoriales, en alusión al título de Mariana que ostenta la ciudad desde el año 1946, el cual fue solicitado por D. Antonio Filpo Rojas, Hermano Mayor de la Hermandad de San Bernardo. La bisagra del llamador se adorna con el remate arquitectónico del monumento a la Inmaculada de la plaza, y golpea sobre un globo terráqueo alrededor del cual se enrosca una serpiente. La peana es de planta y alzado mixtilíneo.

 Custodia y ostensorio procesional para la Stma. y Vera Cruz de Caravaca

Hermandad de la Santísima y Vera Cruz. Caravaca de la Cruz (Murcia) 

Pulsar para ampliar

    Custodia de estilo gótico florido, que asienta sobre peana de perfil cóncavo con planta inferior y superior cuadrada con ochavas en las esquinas. La planta superior se recoge debajo del templete mayor, y muestra en las cuatro caras principales paños de nervaduras y cardos, presididos por el óculo gótico de la llamada Capilla de la Aparición, en la Basílica Santuario de la Cruz, en Caravaca.

   Sobre la peana se asienta el templete mayor, cuya base o zócalo contiene pequeños pabellones delimitados por pináculos y rematados por gabletas en los que aparecen cabezas de querubines. El pabellón central, de mayor tamaño, contiene, en el centro de cada cara del templete, una escena bíblica: Conversión de San Pablo, Moisés mostrando al pueblo hebreo las tablas de la ley, Adán y Eva expulsados del Paraíso, y Cristo Varón de Dolores, según la profecía de Isaías.

   Sobre las esquinas del zócalo, y frente a éstas, en diagonal se alzan cuatro parejas de contrafuertes unidas entre sí por arbotantes. Estos contrafuertes se adornan en sus caras con columnas que sostienen ángeles mancebos cubiertos por doseletes.

   Los contrafuertes exteriores aparecen rematados por pináculos. Los contrafuertes interiores soportan el techo del templete mayor, y de él surgen los gabletes que presiden cada cara, con el arco de medio punto inferior, y el arco de lomo de asno superior.

   La sección del contrafuerte que va desde el molduraje donde asienta el gablete hasta la esquina octogonal que remata el molduraje superior del templete mayor, acoge en sus tres caras visibles las esculturas de los doce Apóstoles.

   Estos contrafuertes se rematan por encima del templete mayor con unas columnas que surgen entre cuatro pináculos, y sirven como peana a cuatro santos relacionados con la Cruz de Caravaca: San Francisco de Asís, Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, y San Juan de la Cruz.

   Rematando la parte superior de la custodia, se yergue, sobre arbotantes adornados con pináculos, el templete menor o linterna, rematado por la imagen de Cristo Resucitado.

   Dentro del templete mayor aparece el ostensorio, compuesto por una caja central rodeada por un marco mixtilíneo, del cual surgen rayos rectos y flamígeros, siendo éstos más cortos hacia el interior. En su base aparecen los dos ángeles que según la leyenda depositaron la Cruz sobre el altar. 

(Fotografías: Boletín de la Hermandad de la Santísima y Vera Cruz)


info@orfebreriaramos.es